Como Perros y Gatos

El 5 agosto 2014, en PSICOLOGIA CANINA, por José Arca

 

 

Hoy quiero compartir contigo algunos consejos para que sepas cómo actuar frente a una situación bastante frecuente en nuestros días, donde perros y gatos tienen que convivir en muchos hogares, y allí es común que se presenten algunos inconvenientes cuando perros y gatos no han sido correctamente socializados para convivir entre ellos.

Esta es la consulta de Mariela

Hola Dr. Quería hacerle una consulta urgente: es del perro de una amiga que adoptó hace 50 días, es un Rottweiler de 8 meses. Ella tiene además un caniche, un Maltes, otro Rottweiler de 3 años y 9 gatos.

El perro que adoptó aparentemente ha recibido maltrato. Mi amiga dice que es un buen perro, no es dominante, pero que todavía no se adapta a convivir pacíficamente con los gatos. Hace 2 semanas apareció un gato muerto pero no tiene signos de violencia y anoche éste perro quedó fuera con una gata y a las dos de la mañana parece que el perro la agarró por la parte trasera y le dio un mordisco que le causó una lesión en su columna y no se sabe si la gata podrá volver a caminar.

De todos modos por lo que ella cuenta, los perros más chicos pelean con alguna gata, pero como son pequeños no representan una amenaza, en cambio este Rottweiler SÍ debido a su tamaño y fuerza.
.
Mi amiga por momentos quiere ver si lo da en adopción pero cuesta conseguirle el hogar ideal. Una opinión personal es que éste perro está aprendiendo conductas equivocadas de los más pequeños y al ser nuevo en esta manada imita cuando el maltes le ladra a los gatos. Yo me ofrecí para ayudarla. Y quería saber Ud. que opina del caso y como haría el trabajo de socializar este perrito con los gatitos de la casa.

Muchas gracias y espero su consejo.

Lo saluda muy atentamente Mariela

Mi Respuesta
Hola Mariela, la verdad es que la situación es un tanto complicada porque aparentemente el nuevo perro no ha sido “Socializado con los gatos” , entonces es totalmente normal para él desear “cazar los gatos”. Si además, los otros perros de la familia, también “Cazan gatos” aunque sin matarlos, él solo ve que los demás intentan cazar esos gatos y no puede diferenciar entre un juego y una casería normal, la cual siempre termina con la muerte de la presa.

La socialización o período de impronta determina las bases sobre las que se formará el temperamento del cachorro. Esta es una etapa que va desde las 3 semanas hasta los 4 meses de edad, durante este tiempo el cachorro adquiere los comportamientos necesarios para la vida en sociedad. Es el período donde más contacto debe tener con el ser humano, con otros perros, con gatos y con cualquier otro tipo de animales.

Es la parte más importante del desarrollo de la especie canina. Si no se lleva a cabo correctamente puede crear miedos, fobias, y ansiedad y la imposibilidad de convivir en paz con animales o seres humanos.
En esta etapa los cachorros comienzan a tomar conductas específicas, a forjar sus personalidades. Dan inicio a la interacción entre ellos a través de los juego. Son frecuentes las peleas, se corren entre sí, asechan, gruñen y tironean entre si disputando por la tenencia de distintos objetos (huesos, juguetes, palitos). Si un cachorro observa algo que llama su atención y se dirige hacia eso, el resto de la camada inmediatamente lo sigue, mostrando actividades grupales notoriamente organizadas.

Se inician los juegos de lucha contra los hermanos de camada más débiles. Es el momento en el cual un cachorro aprende a reconocer a otros individuos para quienes él representa una presa, aprendiendo a protegerse de ellos o simplemente a aceptarlos.

Con respecto a éste caso que me consulta de Mariela, debo decir que SÍ se puede intentar revertir la situación, pero el trabajo será arduo y el aprendizaje no estará exento de riesgos de “accidentes” , y lamentablemente estos “Accidentes” le pueden costar la vida a un gatito.

Hay que evaluar seriamente los riesgos (en verdad los hay) y el trabajo que demandará producir un acercamiento sólo y exclusivamente “Controlado estrictamente” por un par de meses.
Fuera de éste “Acercamiento controlado” se deberían evitar completamente los encuentros entre éste nuevo perro y los gatitos para no tener que lamentar otro ataque.

Durante estos encuentros controlados hay que usar los premios y refuerzos positivos para premiar las actitudes buscadas y los refuerzos negativos para desalentar las actitudes negativas hacia los gatitos. Estos premios podrían ser pequeños bocaditos que se le dan al perro en el preciso instante que detectamos una actitud positiva hacia los gatos, o algún juguete que sea muy apreciado por el perro y que se le quita durante todo el día y sólo se le da como premio durante éstos “acercamientos controlados”

Cada actitud negativa debe ser desalentada con un fuerte y firme “No” y la ausencia de premio o recompensa. Incluso, si el perro durante el “Encuentro” se abalanza sobre los gatos o se muestra muy agresivo, en ese preciso instante se lo lleva a una jaula o a una habitación y se lo deja sólo por 15-20 minutos allí, para que entienda, que su actitud no es aceptada y que además, cada vez que reacciona de esa forma pierde su libertad.

Además es sabido que los gatitos ya deben estar aprendiendo a ponerse a resguardo del nuevo integrante de la familia y quizá se resistan a tener “Encuentros Controlados” con el poco amigable nuevo compañero del hogar.

Ahora Mira éste Video y coméntalo!

Espero que con estos consejos ya tengas más clara la situación y puedas ayudar a tu amiga.

José Arca
Médico Veterinario

Experto en Educar Perros y
Re-Habilitar la Dupla Perro-hombre

 

Comentarios en Facebook

Escribe Tu Comentario

Weboy

*

WordPress Blog